salamancadalu1Es cierto, el pasado fin de semana del 16-17 de mayo se celebró el cuarto del monográfico de talleres “De Manos Sensibles a Empuje de Manos”, que lleva impartiendo el profesor Javier Arnanz en Salamanca desde hace ya un par de años, en esta ocasión el taller versó sobre el “Gran Desvío” o Dalu.

El grueso del trabajo de Dalu es el uso de las cuatro fuerzas diagonales, a saber, Cai(tirar), Lie (partir), Zhou (codazo) y Kao (topar o chocar con el hombro). No obstante es notoria la importancia de realizar unos correctos desplazamientos que nos permitan expresar estas fuerzas o recibirlas adecuadamente. En cuanto a estas fuerzas diagonales hay que aclarar que son fuerzas de emergencia para salir al paso cuando las circunstancias, o nuestra falta de habilidad, nos impidan usar las fuerzas cuadradas (Peng, Lu, Ji An). A su vez estas fuerzas y los desplazamientos que les acompañan están cuidadosamente diseñadas para poder volver a las fuerzas cuadradas, que es donde siempre tenemos que intentar estar.

Es interesante ver cómo empieza este Dalu del estilo Yang, precisamente con una fuerza cuadrada, Lu, sólo que magnificada con un desplazamiento que nos lleva a una posición lateral con respecto al centro de nuestro compañero-adversario, posición en las que las fuerzas diagonales se deben utilizar. Así vemos que ante un Peng que nos supera hacemos un primer gran desvío, gran Lu o Dalu, para continuar con un tirón (Cai), al que nuestro compañero responderá con Zhou (Codo) o Kao (hombro), y que nosotros a su vez trataremos de neutralizar con un partir (Lie), para continuar con diferentes técnicas y/o desplazamientos que nos permitan bien volver al “cuadrado”, o bien seguir recibiendo y neutralizando diagonalmente hasta resolver la situación.

Por otro lado cabe destacar que el correcto uso del Dalu, pese a trabajar con estas denominadas fuerzas de emergencia, no es para nada burdo, y de hecho precisa el tener asimilados previamente importantes conceptos como son la capacidad de escucha, la adherencia y conexión, recibir, neutralizar y un correcto uso de las fuerzas cuadradas.
En cuanto a mi impresión subjetiva del taller, pues eso, impresionante, como es costumbre en los seminarios del bueno de Javier. Lo pasamos como enanos y rematamos el trabajo con un buen tapeo en mi bella tierra salmantina,¿qué más se puede pedir? Si es que, por si fuera poco, en Noviembre nuestro casi adoptado Javier Arnanz volverá a Salamanca a terminar el ciclo con el taller de “Tuishou con Pasos”. Se me va a hacer larga la espera.

David Gómez

salamancadalugrupo