La Espada. Apuntes de un seminario con Sam Masich

Por Maribel Brito

Un nuevo seminario nos ha permitido seguir profundizando en las enseñanzas del maestro Sam Masich.

Esta vez hemos empezado de una manera diferente. En una primera sesión nos hemos introducido en el manejo de la espada y algunos hemos descubierto, con algo de horror, que lo que hacíamos era o es más parecido a pegar palazos que los sutiles movimientos de una espada.

Sam, en primer lugar, nos ha hecho observar nuestra espada y nos ha ido explicando cada una de sus partes. Así, en la hoja vemos que la parte de “atrás”, la más cercana a la empuñadura, sirve para bloquear. La parte “media”es utilizada para deslizar. La zona “delantera” o “baja” es usada para realizar los cortes, y por último, la “punta”, es como un cuchillo siendo su función la de apuñalar.

Pero no nos vamos a quedar aquí, nos dice, observar que la espada también tiene un “nervio central” que hace que cuando ésta es clavada, cierra dentro de la carne. Y además hay “cuatro caras” que son las que permiten variar las distancias, mientras que los “filos” bloquean, deslizan y cortan.

Una vez que hemos tomado conciencia  de que lo que tenemos en las manos en un arma cuyas partes tienen diferentes funciones, el maestro, nos recuerda las “13 Fuerzas o Sin-Shan Si”. Como ya sabéis, nos dice, dentro de las 13 energías están las 8 fuerzas que se corresponden con los brazos y las 5 direcciones que se corresponden con las piernas. Pues al igual que existen en la mano vacía, existen en la espada.

Comenzamos nuestro estudio y práctica por la energía de las “Ocho Fuerzas” que son elementos de flexibilidad y se corresponden con los “Ocho Triagramas”. Para entenderlas mejor vamos a dividirlas a su vez en “Fuerzas Rectas” y “Fuerzas Diagonales”.

Ante nuestra cara de estupor por esta división que nunca habíamos oído, Sam sonríe y continúa. No os apuréis, es un concepto muy fácil de entender. Las “Fuerzas Rectas” son aquellas que se dirigen a la estructura del oponente. Por ejemplo, la fuerza “Peng” va directamente a la estructura mientras que la fuerza “Chi” empuja de manera directa a la estructura. Sin embargo las “Fuerzas Diagonales” son aquellas que nos llevan fuera del cuadrado, como son el caso de Lui, Chae y Kao.

Esta misma idea, nos dice Sam, se utiliza en la espada de Tai Chi ya que hay fuerzas que van en la línea y otras en contra de la línea.

Ante nuestra impaciencia comenzamos combinando la teoría y la práctica. Primero las “Cuatro Fuerzas Rectas o Cuadradas” compuestas por:

1.- PENG – Es una fuerza de quebrar. Es un movimiento de explotar que detiene al contrario si su espada quiere entrar en nuestro espacio. Se corresponde con la posición de guardia por lo que la punta de la espada debe quedar enfrente del centro de la cabeza, mientras que la hoja ha de proteger el brazo, quedando por tanto justo en la longitud del mismo, ni abierto, ni cerrado.

Hacemos prácticas con un compañero para comprobar que nuestra posición es correcta controlando en todo momento nuestro espacio. Parece fácil, pero no lo es tanto, ya que la más mínima desviación de la postura permite al compañero entrar y cortar con su espada. Sam, con su paciencia y humor, va uno por uno corrigiéndonos en la postura y permitiéndonos sentir esta fuerza. Insiste mucho en esta posición ya que como nos dice, es una postura básica para entender la espada. De esta manera y para que sintamos mejor esta energía nos explica como es el carácter chino de “Peng”. Este es similar al carácter para mano vacía pero además tiene añadido el carácter de “montaña”, lo que viene a explicar que debe ser fuerte como una montaña para controlar el espacio.

Esta energía la podemos encontrar en movimientos como –El gato listo atrapa a la rata- y su sonido es como un chasquido.

2.- PI – Al igual que la anterior, es una energía que se localiza en la punta de la espada y su significado es partir o dividir. Para entender esta energía imaginaos que vais a cortar y eso produce una hendidura, una grieta, eso es PI nos dice Sam. Ante nuestra expresión nos aclara: “imaginar los cortes del carnicero al cortar las chuletas”, ahí esta la energía PI, y todos al ver el ejemplo tan claro entendemos el significado y rápidamente la encontramos en movimientos de la forma como –el pájaro celestial vuela sobre la cascada-.

3.- DIAN – Es como un toque o pinchazo con golpe rápido. Esta en movimientos como –la golondrina picotea el barro-.

4.- CI – Es una puñalada, una estocada. Se encuentra en los movimientos de –la golondrina vuelve al nido- y –partir la hierba para buscar la serpiente-.

Una vez que hemos visto y probado estas “Cuatro Fuerzas Cuadradas” con diferentes ejercicios, el maestro pasa a explicarnos las “Cuatro Fuerzas Diagonales” que se corresponden con acciones laterales de la hoja y las cuales se dividen en:

5.- CHOU – Tiene el significado de azotar. Esta energía es como la energía de un látigo, es como si tirásemos de la espada. Para sentirla Sam nos enseña a realizar cortes laterales a la cintura del oponente utilizando el mismo borde cortante tanto al ir como al volver con el corte. Se encuentra en movimientos como –el dragón negro agita su cola- o –el mono blanco presenta la fruta-.

6.- DAI – Esta fuerza es la energía que conduce o dirige la espada del oponente arrastrando su propia fuerza. Se ve claramente en movimientos como –la golondrina roza el agua-. Probarla y comprobarla, nos dice el maestro.

7.- TI – Es la fuerza que eleva la energía. Que recoge la espada del oponente y la mantiene arriba. Esta en –la osa menor- o –los rinocerontes admiran la luna-.

8.- JIAO – Esta última fuerza, es la energía de remover o agitar. Esta contiene el potencial de las otras energías y se ve con claridad en el movimiento de –el pequeño torbellino a la izquierda-.

Pero recordar, nos dice, cuando trabajéis con la espada no utilicéis o sintáis estas energías de una manera aislada, ya que se pueden mezclar entre si entrando o pasando por la guardia. Desde la guardia podemos movernos a las Energías Cuadradas y desde éstas podemos entrar en las Diagonales cayendo en la cadera y girando en la cintura.

Terminada esta intensa introducción de las “Ocho Fuerzas” en la espada, Sam continua con las “Cinco Direcciones” que son elementos de fuerza y se corresponden con los “Cinco Elementos”.

Bien, dice, empecemos.

JI, cuyo elemento es el “Metal”. Corresponde a golpear o atacar como una sacudida chocando las espadas. Esta en la dirección de “avanzar – ir hacia delante” y se ve en movimientos como –el ave fénix despliega sus alas-.

XI. Su elemento es el “Agua” y significa limpiar o apartar. Es como quitarse de en medio. Su dirección es “retroceder – ir hacia atrás” y esta en el movimiento de –el león sacude la cabeza-.

YA. Se corresponde con el elemento “Madera”. Su técnica se puede definir como oprimir o presionar hacia abajo. Su dirección es “ir hacia la izquierda”. Se encuentra en movimientos como –esperando pescar el pez-.

GE tiene como elemento el “Fuego”. Su energía es la de obstruir, dificultar el movimiento. Su dirección es la “derecha” y esta en el movimiento de –montar a horcajadas y bloquear-.

JIE, su elemento es la “Tierra” y tiene su dirección, por tanto, en el “centro”. Su energía es la de interceptar, interrumpir el paso del oponente, es decir, cortar la acción de la fuerza. Se puede ver en el movimiento de –torbellino a la derecha-.

Escuchando al maestro y poniendo en práctica todas sus explicaciones, el tiempo ha ido pasando sin darnos cuenta. Esta terminado esta tercera clase y Sam nos dice, “no olvidéis que la espada esta considerada la reina de las armas cortas dentro de las artes marciales chinas, así que debéis tratarla como tal y utilizarla con la habilidad y sutileza que se merece. El camino para aprender su manejo es difícil, pero cuando se trabaja bien, el resultado es muy satisfactorio. Así que practicar y no olvidéis la canción de la espada de Tai Chi que escribieron los clásicos”.

El camino de la espada es desde el principio difícil de aprender.
Como un dragón o el arco iris, es sutil y misterioso.
Si fuese usada como un sable, el inmortal Zhan Sanfeng se moriría de risa.