VI Taller de Taijiquan de Llano Alto. Reconstruyendo el rompecabezas

El fin de semana del 27 y 28 de Abril nuestro grupo de practicantes de Tai Chi Chuan de Salamanca organizamos el “IV Taller de Taijiquan de Llano Alto”. A parte del precioso paisaje, ya que el enclave es en maravilloso llano en plena montaña, también disfrutamos de las maravillas que nos ofrece nuestro amado arte. En esta ocasión el objetivo era ver y sentir la conexión entre los ejercicios técnicos básicos, las formas, las aplicaciones marciales, el empuje de manos y el combate libre. Muchas veces estas diferentes prácticas se trabajan de manera aislada, muchas veces por falta de tiempo y otras simplemente por la secuenciación de contenidos desarrollados por el profesor. Esto no es incorrecto, ya que debe haber una progresión en el aprendizaje y cada uno de estos tipos de entrenamiento requiere de una explicación y trabajo exhaustivos, no obstante conviene no perder la perspectiva de lo que es realmente el Tai Chi Chuan, un amplio compendio de todos estos entrenamientos y mucho más. Si queremos alcanzar un conocimiento más profundo del arte tenemos que ser capaces de ver las líneas de conexión entre los diferentes aspectos trabajados en el Tai Chi Chuan, ya que son esas conexiones las que le dan coherencia lógica y estructural. Es en este tipo de encuentros donde dices, “ah, o sea que esto se hace así porque se utiliza para esto y también me ayuda para esto otro, y a la vez me ayuda a entender eso otro que practicamos en las clases, ahora lo entiendo”, esto es lo que da sentido a la práctica nos ayuda a vislumbrar cuan grande es nuestro arte.

El sábado estuvimos trabajando ejercicios de entrenamiento básicos con y sin compañero, tanto de mano vacía como de espada, del estilo Yang, repasamos la Forma Larga tradicional y la Forma Corta de Espada de 32 movimientos, para, posteriormente, practicar diferentes aplicaciones de dichas formas. También empezamos a ver las conexiones existentes entre algunas de esas aplicaciones de mano vacía con la distancia y técnicas del empuje de manos, y como se puede pasar de un tipo de técnica a otro, viendo efectivamente que sólo hay una diferencia en la forma externa de dichas técnicas, y que las fuerzas que rigen el Tai Chi Chuan son esencialmente las mismas en todas ellas. En cuanto al manejo de la espada, vimos la cruda realidad, que aunque la forma puede parecer sólo una preciosa coreografía esconde eficaces técnicas de esgrima que fueron diseñadas para matar o mutilar al enemigo, vamos que es una forma de un arte marcial, no un bonito baile con espadas. También vimos la importancia de la técnica “Jiao”, envolver con la espada, y cómo se utiliza par conectar nuestra espada con la del oponente, con el fin de seguir si fuerza y llevarla al vacío al igual que hacemos en el empuje de manos.

El domingo lo dedicamos al trabajo del empuje de manos, cuatro manos y Dalu, a las técnicas Zhag Jian, adherirse con la espada, tanto utilizando patrones fijos como ejercicios libres muy próximos al combate libre, y esgrima libre de Tai Chi, donde pudimos sentir en nuestro cuerpo las sensaciones que nos produce enfrentarnos a alguien armado y que no actúa de una manera fija ni predeterminada, aunque las espadas son simuladas y vamos protegidos, la seguridad ante todo.

Con esto cerramos el círculo ya que creo que hasta que no has pasado, aunque sea de puntillas, por estas diferentes vivencias que nos brinda el Tai Chi Chuan, no eres capaz de entender muchas cosas ni de apreciar toda la riqueza que nos ofrece.

Personalmente os invito a que intentéis trabajar en ese sentido, ya que estoy convencido que será un soplo de aire fresco en este duro, sinuoso, largo y a la vez bello camino.