Crónica de vacaciones con Tai Chi en Punta Umbría

Por Inés, Pepa, Pilar, Antonio

Del 17 al 24 de Julio hemos disfrutado de unas buenas vacaciones, aprendiendo diversas técnicas de Chi Kung  y Tai Chi con el maestro Manolo Mazón.

El lugar, Punta Umbría ha sido precioso, con una playa kilométrica de arena fina y agua un poco fresquita.

En el lugar donde nos hemos hospedado ha sido muy agradable, el trato excepcional y la comida estupenda, sobre todo los postres caseros que eran una verdadera delicia.

En las clases, que por la mañana han sido casi todos los días en la playa, hemos aprendido y practicado Chi Kung de los cinco elementos y después Chi Kung de Las Palmas de Buda, aunque todo es un poco complicado Manolo Mazón nos lo ha transmitido de una forma amena y asequible para nosotros, repitiendo una y otra vez cada movimiento, y lo que para mí es más importante, enseñando cual era su utilidad tanto a nivel físico como a nivel defensivo de cada movimiento. Ha sido todo un lujo hacer Chi Kung mirando al mar.

Por la tarde, hemos practicado en un amplio patio cerca del mar, Tai Chi con abanico y las Ocho Fuerzas . El abanico tiene unos movimientos armónicos, también con sus aplicaciones marciales y luego las Ocho Fuerzas, que creo que es primordial para poder entender el Tai Chi.

Muchas gracias a Manolo Mazón por su forma de explicar y demostrar los distintos movimientos y toda su paciencia con nosotros. Nunca deja de sorprenderme por su forma de hacernos llegar parte de sus muchos conocimientos.

Y también quiero agradecer a Nena, por haber organizado todo tan bien, y haberse preocupado por todos nosotros, y haber hecho posible este encuentro. Y un beso muy fuerte a todos los compañeros que allí estaban y que espero que nos volvamos a ver el próximo verano.

Inés

El 18 de julio de este año, me encontré con un grupo de extraños. Con ellos hice taichí, san shou, abanico, palo y me divertí

¡Qué movimiento de manos! ¡Cuánta flexibilidad! ¡Cuánto “agache” y cuánta “patá”!

Me dejó muda: ¡anda! ¡si son las palmas de buda!

De Zaragoza, Úbeda, Bilbao, León, Madrid y Extremadura. Todos pasaron por Huelva al ritmo de ¡las palmas de buda!

Todos nos empujamos, las ocho fuerzas usamos, el abanico aplicamos, y aprendimos mogollón con Manolo Mazón.

De noche y al pie de la ría de Punta Umbría, hubo una gran cena con muchísima alegría, en Costa Bahía.

Durante mucho tiempo llevaré en el recuerdo, esas mañanas a orillas del Atlántico al sonido de las olas, y a esa gran organizadora que abandonamos con pena… ¡te queremos Nena!

Pepa de Huelva

Mis sentimientos de estos días en Punta- umbría no caben en las palabras.

Además de estar en un entorno maravilloso donde la sensación de tener unido el cuerpo con el alma (cosa que solo se pude experimentar con EL TAICHI ) y combinar la suavidad de los movimientos con las «aplicaciones marciales».

Todo ello te lleva a desconectar de problemas como: El trabajo, las tareas domesticas, los problemas con la familia, las noticias de los informativos etc…. Un descanso con ejercicio físico y concentración mental que te hace evadirte como ninguna otra experiencia.

Y luego rodearte de personas como los componentes del grupo y profesores que tienen un contenido humano difícil de encontrar en estos tiempos donde prima el materialismo y la superficialidad.

En definitiva. VOLVERE

Pilar Santamaría

“ TAI CHI DEL SUR “  …visto desde Triana

Mazón-Huelva ______ Huelva-Mazón… Perfecta simbiosis

Y es que el vallisoletano… (sin premio) se nos está volviendo cada vez mas “choquero” (de choco, sepia, para los de Despeñaperros pa arriba) que es como se le llama coloquialmente a los de Huelva, y es que le está cogiendo gusto a la cosa, sobre todo a lo de  estar horas y horas tumbado al Sol, que parece que se lo van a quitar, de hecho él personalmente me ha reconocido que hasta se duerme tumbao en la hamaca de lo relajado que se queda… por otro lado es normal, ya que la paliza que le damos entre repetir una y otra vez, pedirle que lo haga mas despacio y yo que por naturaleza soy preguntón, o sea que se me nota que estoy presente, hace que el “joio, se curre”  y mucho su trabajo.

El año pasado fue en Isla Cristina y este en Punta Umbría, y por lo que tengo entendido, el año que viene quiere seguir por estos lares, el tiempo, la gastronomía y el ambiente, la verdad que acompaña, al seminario fuimos gente del País Vasco, Zaragoza, Palencia, Madrid, Badajoz, Valladolid, Huelva y Sevilla, en total unos veintiocho, todos muy bien avenidos y con muchas ganas de trabajar .. aunque a  Manolo jamás se le agota la gasolina, “el puñetero” la verdad es que nunca muestra síntomas de cansancio, eso sí, el trabajar por la mañana, justo al lado del mar en la misma playa revitaliza a cualquiera.

Estuvimos trabajando desde las palmas de Buda, las dieciocho manos de Lohan, Chi kung de los cinco elementos, San Shou de las ocho fuerzas, abanico del Dragón volador y Palo, para mí demasiadas cosas, si se me permite la observación, también es que yo por la edad, empiezo a tener principio de Azheimer y no puedo retener tanto… ¡es broma!.

También hay que valorar el trabajo, desvelo y el estar pendiente para que todo salga bien de la organizadora, Nena Alonso, ella que ya tiene a sus espaldas muchos eventos de este tipo, y con grandes maestro… por cierto echamos de menos a su hermana Carmina, y su color inconfundible de melena.

Yo que venía de un periplo por Asturias y Cantabria me incorporé el viernes por la mañana, no pude disfrutar de la semana completa del seminario, y eso que el tiempo acompaño, a  excepción del sábado, lo demás días disfrutaron de bastante sol y calor, como homenaje tuvieron la noche del viernes una cena especial a la que  yo como tenía que volver a Sevilla, no pude asistir y los puñeteros “puos” se pusieron de arroz caldosos con bogavante, entre otras exquisiteces.

Este año observe mucha gente joven y eso es bueno sobre todo para los que creen que el tai chi es cosa de mayores, que disfrutaban como si estuviera practicando cualquier otra actividad propia de su edad, tengo que mencionar a la sra. Pepa, (1,80 de encanto, dulzura y bondad; por cierto, le tengo que pedir que marca es la de su frigorífico, para yo también dormir en el congelador y así conservarme tan joven como ella )  junto a sus hijas Irene y Clara, encantadoras ellas, que no se pierden ninguna… bueno en sí el grupo entero era estupendo, de hecho había muchos compañeros practicantes de xin yi.

Bueno, la verdad que estos evento si el tiempo acompaña y este es el caso merece la pena repetirlo, así que para el año que viene si os viene bien organizaros y veniros al Sur, que ya sabéis la letra de la canción… “para hacer bien el Tai chi, hay que venir al Sur, lo importante es que lo quieras tú “

Antonio