abanico1Otro fin de semana inmejorable; inmejorable por el lugar, El Retiro; por las coincidencias, la Feria del Libro; por el tiempo; por la compañía y , por supuesto, por el maestro, Manolo Mazón.

Los pasados días 13 y 14 de junio, Manolo nos acercó un poco más al abanico de Kung Fú permitiéndonos conocer y/o profundizar en el taolu Soi Sao Sing o “Abanico Rompe Manos”.

Sé que las armas de kung Fú suelen sorprender por su versatilidad y originalidad pero el abanico cada día me sorprende más por su infinidad de movimientos de ataque y defensa y que, en manos de un Maestro, el abanico puede ser un arma letal pues diversas técnicas golpean en puntos vulnerables utilizando tanto las puntas como el filo.

Hemos aprendido una forma de 40 movimientos llamada Soi Sao Sing, ya bella desde su nombre y que deja traslucir sutiles herencias budistas, entrenándola por parejas para comprender la realización de cada uno de estos movimientos.
Usamos el abanico plegado como un palo corto, atacando a cabeza y costillas, a garganta y genitales. También como defensa desde desvíos de golpes de puños y pies hasta enganches a las muñecas.
Con el abanico desplegado practicamos técnicas para cortar tendones, atacar online casino venas o arterias, arañar…técnicas de desvío de golpes…

Mucha gente cree que el abanico desplegado es más vulnerable y no es así, ya que debido al poco peso del arma y su gran filo se puede manejar muy rápidamente y sorprender y confundir al oponente. Vuelvo a apuntar que lo que hace poderosa a un arma no es su apariencia sino la maestría de su empleo y el abanico es un instrumento inocente que en manos de una persona experta permite muchas aplicaciones.

La forma establecía las bases del manejo del abanico y parecía compleja en un primer momento, pero a medida que nos movíamos con nuestros abanicos, abriéndolos y cerrándolos, atacando o defendiendo, se hizo sencilla, o quizá lo sencillo fue su aprendizaje gracias al método del profesor: ver el movimiento, comprender su finalidad, practicar el movimiento para conseguir esa finalidad… y todo explicado de una forma tan clara y coherente que el tiempo, por esta vez, jugó en nuestra contra, haciéndose patente la Teoría sobre la Relatividad pues se nos pasó rápido lo que deseábamos interminable.

Esther Olvido del Corral

abanico2