4manosCon este título tan peliculero espero haber captado vuestra atención, marketing si queréis pero justificado, primero porque este artículo versa sobre los “8 Métodos de Disco” (Ba Pan Jia Dingbu) y “Las 4 Manos” (Sizheng Tuishou), segundo porque lamentablemente hace falta mucho marketing para que el grueso de los practicantes de Tai Chi Chuan se interesen por el empuje de manos, y encima lo quieran aprender de forma seria y sistemática sin utilizar adornos ni técnicas efectistas, poniendo a prueba su paciencia y constancia.

Durante el pasado 2014 tuvimos la suerte de aprender estos dos valiosos contenidos transmitidos con maestría por el profesor Javier Arnanz en nuestra bella ciudad de Salamanca.

En mayo se desarrolló el taller de los “8 Métodos de Disco”. Estos ejercicios de empuje de manos te ayudan a aprender como recibir correctamente la fuerza del oponente, en este contexto oponente-compañero, para posteriormente neutralizarla. Cada uno de los métodos nos enfrenta a distintos supuestos empuje a una mano, a dos manos, centrado y descentrado, así como distintas soluciones a los problemas planteados, y lo hace de una manera muy realista, testeando tu Peng, tu raíz, el uso adecuado de cintura-cadera, tu capacidad de escucha y de adherirte, de descansar y de dar soporte, en definitiva, testeando tu base. Si queréis conocer más acerca de los Métodos de Disco” os recomiendo que leáis el artículo “Empuje de manos a pie fijo de las 8 Estructuras de Disco – Ba Pan Jia Zi Dingbu” publicado en www.movimientoysalud.es.

Posteriormente, en noviembre, se llevó a cabo el taller de “Las 4 Manos” (Sizheng Tuishou). Comúnmente por cuatro manos sólo se entiende el uso de Peng, Lu, Ji, An durante el empuje de manos, pero es mucho más que eso, es conectar sentir y encadenar con todas las habilidades básicas ya trabajadas en manos sensibles y en los métodos de disco. También cabe destacar las diferentes explicaciones que Javier Arnanz dio sobre el nombre en sí de las cuatro manos y su auténtico significado. Sizheng Tuishou son llamadas las fuerzas cuadradas, ya que Peng, Lu, Ji y An deben ser aplicadas con la cadera de frente al adversario, o cuadrada frente al adversario, pero también hace referencia a fuerzas cuadradas en el sentido de fuerzas rectas o correctas, ya que los clásicos dicen que todas las situaciones las deberíamos poder resolver con estas primeras cuatro fuerzas, ya que las fuerzas diagonales, Cai, Lie, Zhou y Kao, son fuerzas de emergencia que se utilizan cuando no tenemos habilidad suficiente de lidiar con la energía del oponente con las fuerzas cuadradas. Pudimos experimentar los encadenamientos que relacionan cada una de estas fuerzas cuadradas entre sí, tanto en ritmo hacia adelante (donde son expresadas externamente esas cuatro fuerzas), como en ritmo hacia atrás (donde sólo se manifiestan externamente An y Lu, aunque posicionalmente también se encuentran presentes Peng y Lu), aprendimos a recibir en espiral tanto por el lado “cerrado” como por el “abierto”, y jugamos con los nueve cambios de dirección de la espiral.

Estos dos talleres pertenecen al ciclo “De Manos Sensibles a Empuje de Manos” que el profesor Javier Arnanz viene llevando a cabo en Salamanca desde noviembre de 2013 y , aunque estos cursos se pueden realizar perfectamente de manera aislada, es gracias a la sabia programación didáctica del ciclo completo como más se aprovecha este valioso contenido, las diferentes habilidades se van desarrollando con una complejidad ascendente y estableciendo habilidades y técnicas puente que permiten relacionar entre si todos los contenidos de los diferentes talleres, y lo que es aún más importante, relacionando estas habilidades del Empuje de Manos con el resto del currículo, aportando cohesión al Tai Chi Chuan. Este ciclo consta de los siguientes apartados:

  1. Jue Shou (manos sensibles).
  2. Ba Pan Jia Dingbu (8 métodos de disco a pie fijo).
  3. Sizheng Tuishou (4 manos).
  4. Dalu (gran enrollamiento o gran desvío).
  5. Empuje de Manos con pasos.

La próxima cita en Salamanca será en el mes de mayo: Dalu.

David Gómez.