Cada vez son más los que descubren el estilo Chen de Tai Chi Chuan y quedan prendados por su belleza y la clara y a la vez elegante manifestación de la marcialidad de este arte interno. Muchos piensan que este Tai Chi es el marcial y los otros no, lo que es un tremendo error y que ya se ha tratado en numerosos artículos en esta y en otras páginas especializadas, todos los estilos de Tai Chi Chuan son, o deberían ser, artes marciales. Otros cuantos desconocen los principios auténticos del estilo Chen y trabajan con métodos y aplicaciones marciales de otros estilos de Tai Chi o incluso de otras artes marciales, encajándolas de manera burda con los movimientos de las formas, lo que redunda en el deterioro del estilo y en una mal interpretación del mismo, viéndolo como un arte duro y rígido que poco tiene que ver con los principios del Tai Chi Chuan. Todo ello hace que los que quieren iniciarse en el Tai Chi bien renuncien a la opción del estilo Chen por considerarlo agresivo y demasiado duro o externo, o bien lo aprendan desde un punto de partida equivocado y ajeno completamente al tai Chi en general y más aún al estilo Chen en particular.

Es por esto que, cuando encuentras a alguien como el maestro Manuel Mazón, Manolo para los amigos, que trabaja desde los principios originales del estilo Chen, entiendes realmente la suavidad y eficacia de sus métodos y aplicaciones.

En el seminario del pasado fin de semana del 14 y 15 de diciembre trabajamos diferentes métodos de empuje de manos del estilo Chen y aplicaciones marciales de los movimientos de la forma Laojia Yi Lu (Primer Camino de la Estructura Antigua). Este serio y magistral trabajo, que es el sello de Manolo, dejó en todos los participantes un estupendo sabor de boca y un montón de trabajo por delante, que más se puede pedir.

David Gómez