El 22 y 23 de Junio de 2013 en Vila Real (Castellón) se realizó un seminario de Taijiquan estilo Wu a Cargo de Francisco Jiménez: «La dualidad entre la forma y el tuishou». Estas son algunas de las experiencias personales de los asistentes.

Para la mayoría de los asistentes, que contábamos con algunos años de práctica, ha sido nuestra primera toma de contacto con el estilo Wu, en concreto con el estilo Wu de la línea de Ma Jiang Bao. Las expectativas que teníamos se han cumplido con creces. El gran contraste con nuestros estilos de origen, ha resultado una experiencia muy enriquecedora.

Francisco J. nos ha introducido en las claves de este interesante estilo. Respondiendo a todas nuestras múltiples preguntas de manera exhaustiva y amena. Siempre con ejemplos prácticos de cada uno de los movimientos de la primera parte de la forma lenta y de las primeras rotaciones o patrones de tuishou a una y dos manos. Perfecta integración entre la forma, el tuishou y el empleo adecuado de la estructura corporal bajo unos mismos principios, lo que produce una tremenda eficacia con gran economía de movimientos.

Como practicante del estilo Chen, este paseo introductorio por el estilo Wu, se lo recomiendo a todo practicante de cualquier estilo que quiera tener una visión más amplia del taijiquan. Francisco J. resulta un guía excelente que no solo lo domina, sino que lo vive, lo disfruta, lo transmite y … produce ganas de repetir y ampliar la experiencia.

Eduardo Luque

 

Mi balance personal sobre el curso es totalmente positivo. La verdad sea dicha me costó un poco el adaptarme a la estructura mas rectilínea y “sobria” del estilo Wu después de largos años de práctica de Chen tradicional .Mi primer contacto con el Wu me ha abierto el horizonte de otras formas de trabajo tan eficaces y marciales como las que presentan las líneas mas antiguas de taichi. Pienso que es un estilo perfecto para estudiar y comprender la estructura interna ya que aunque sus posiciones mas cortas y altas no den exteriormente una sensación de arraigo (solo es aparente) , en la práctica se puede experimentar la solidez del trabajo mediante las aplicaciones marciales y el empuje de manos.

A destacar el buen hacer de Francisco Jiménez que con su buena pedagogía y su entrega en la enseñanza nos contagió su pasión por el Wu taijiquan ,algo que solo es capaz de hacer alguien que realmente vive y siente el taichi.

Javier Adsuara.
Cinto negro 3 Duan Wushu-taichi (RFJDDAA)

 

Agradezco a Francisco sus enseñanzas en este curso por introducirnos a todos en este estilo Wu tradicional con una metodología impecable y con un nivel de detalle impresionante, tanto en la práctica de la forma larga como en la práctica del tui-shou como método de complemento y aplicación de la misma, tuve que partir antes de tiempo por un imprevisto pero el tiempo que estuve fue muy fructuoso, sin prisas pero sin pausas, con una explicación exhaustiva del porqué y el como de cada posición, todo razonado y sin misterios, lejos de irracionales dogmas de dudosa procedencia y de clara intención comercial.
Sergi Vento

Fenomenal. Ese es es el calificativo que, según lo viví yo, mejor se adapta al seminario de Taichi estilo Wu que pude disfrutar durante un par de días. Cuatro años y medio son los que hace que entré por primera vez a una clase de Taichi y tomé contacto con este lento arte marcial.

El estilo Chen es el que he practicado desde entonces, con breves contactos con el estilo Yang y más breves todavía con el estilo Sun, y en todos ellos he podido ver que las bases son muy similares y que lo que sirve para uno se puede aplicar perfectamente a los otros. Pero el estilo Wu ha roto mis esquemas, pues casi todo lo aprendido no es aplicable a este estilo, que tiene sus propias reglas, por lo que lo aprendido no ha servido de nada y he tenido que empezar de nuevo. Y empezar de nuevo ha sido todo un descubrimiento, un estilo con personalidad propia, con su propia “estructura” y sus propias normas, con su propia forma de practicarse. Un estilo muy recomendable para quien quiera empezar o profundizar en la práctica.

Y para poner punto final a estas líneas nada mejor que agradecer a nuestro profesor Francisco Jiménez su paciencia, sus conocimientos y su forma de transmitir su saber, que hizo que aprendiéramos mucho y disfrutáramos más de ese fin de semana.”

José luis Bonet.