Por Miguel Martín

¿Qué es el chi kung?

Entre las tradiciones chinas y desde tiempos remotos, siempre han destacado aquellas que han prestado atención especial a los ejercicios para el mantenimiento de la salud. Con anterioridad a los Periodos de Primavera y Otoño y de los Reinos Combatientes (770 a.C. a 221 d.C.) la imitación de los movimientos de los animales habría dado como resultado diversas prácticas de ejercicios físicos denominadas tao inn, literalmente técnicas de control y conducción energética.

Changsha es la capital política de la provincia china de Hunan. En 1973, en las afueras de la ciudad dentro del distrito de Mawandi, se excavaron dos tumbas de la dinastía Han (206 a 220 d.C.). En ellas se encontraron armas, utensilios, y también numerosos libros de medicina. También se encontró un trozo de seda -el mapa de ejercicios tao inn- con la representación gráfica de una cuarentena de figuras humanas realizando diferentes acciones gimnásticas, junto a la descripción de su utilidad contra dolencias y enfermedades.

Chi kung o qi gong (chi: energía y kung: trabajo), es un compendio de ejercicios terapéuticos y preventivos para el desarrollo y mejora de la energía vital del cuerpo el cuál basa su efectividad en las antiguas teorías de la medicina tradicional china y de la circulación energética del qi, el movimiento corporal moderado, el control de la respiración y el automasaje.

Existen infinidad de tipos de ejercicios chi kung en la actualidad, siendo los más populares los denominados donggong chi kung –chi kung en movimiento-, entre los que destacan mundialmente escuelas como Daoyin Yangsheng Gong –ejercicios para guiar el principio vital- o Qianlong Yangshengshu -18 métodos para preservar la salud del emperador Qianlong- del cual hablamos brevemente estas páginas, ambos basados en el antiguo tao inn.

Los 18 Ejercicios Imperiales para la Salud.

Los 18 ejercicios para la salud del Emperador Qianlong (1711-1799) es una cuidada tabla de qigong basada en los preceptos para la salud descritos en los numerosos tratados dejados por este emperador. Entre los numerosos consejos de Qianlong, según su dilatada experiencia y la de sus doctores, estaban los de practicar diariamente qigong, masajear las orejas, tragar abundante saliva o frotarse la nariz.

El Emperador Qianlong y sus secretos para el mantenimiento de la salud.

Qianlong, emperador Gaozong de la dinastía Qing, tuvo una vida extraordinaria, llegando a vivir más de 85 años, edad ésta muy por encima de la media de 39 años de la mayoría de los emperadores chinos. Tal fue su lo extraordinario de su longevidad, que no quiso reinar más allá de 60 años, para no sobrepasar la duración del reinado de su propio padre. Qianlong dejó innumerables escritos relacionados con el cuidado de la salud y muchos de éstos han llegado hasta nosotros. Entre sus secretos para el mantenimiento de la salud se encontraban los de frotarse las orejas, o la nariz, purificar los pulmones con la respiración, corregir los malos hábitos en todos los campos y practicar diariamente qigong. Qianlong fue un emperador ilustrado conocedor del budismo y del confucianismo. Con 87 años aún continuaba cazando, guardando la salud robusta y aguda la vista. Qianlong murió sin haber padecido enfermedad alguna. La prodigiosa salud del emperador Qianlong resultó de la aplicación de sus teorías para el cuidado y mantenimiento de la misma, y que él mismo resumió de la siguiente forma: “purificar los pulmones, flexibilizar los huesos, músculos y tendones, corregir los malos hábitos y nutrirse apropiadamente”.

Características de los Ejercicios Imperiales para la Salud.

• La práctica de los preceptos debe servir al mantenimiento de la vida. Por mantener la vida debe entenderse tanto el cuidado del espíritu y del cuerpo a través de la alimentación, como de los hábitos cotidianos, la adaptación del cuerpo al medio, al clima y a los elementos, el entrenamiento del cuerpo, la búsqueda del equilibrio entre el trabajo y el reposo, o la correcta absorción de los nutrientes necesarios que permitan mantener una vida saludable, etc.

• La práctica de ejercicios físicos es, de hecho, una forma de mantenimiento de la salud y de la vida, pero no las garantiza por sí solo. Para practicar los ejercicios imperiales para la salud, es necesario también mantener el espíritu en calma y un estado anímico relajado, cuidando de que el lugar para practicar sea adecuado, ventilado, pero a cubierto de las inclemencias del clima. Se debe establecer siempre un programa de entrenamiento de intensidad adecuada a la condición física y psíquica de cada persona. Después de cada sesión de ejercicios, permanecer con la mente relajada apaciblemente y tratar de llevar siempre más allá la práctica, observando posteriormente buenos hábitos en todos los ámbitos cotidianos.

• El cuerpo y el espíritu se entrenan y mejoran a la par. En este sentido, el estado físico y el estado mental humanos están íntimamente ligados y son interdependientes el uno del otro, en consecuencia, la práctica de los movimientos no puede ser desligada. Cuerpo y mente se armonizan para nutrir el espíritu. Antes de la práctica la mente debe permanecer tranquila, pudiéndose recitar fórmulas o mantras establecidos para a tal fin. Antes y durante la práctica, la mente debe estar libre de cualquier preocupación, manteniendo la atención únicamente en los elementos que componen cada ejercicio. Al finalizar la práctica, la mente debe continuar relajada, observando las mismas recomendaciones.

• Cada movimiento debe coordinarse con la respiración de tipo abdominal. La práctica de los ejercicios imperiales enseña que los movimientos deben ser realizados de forma suave, dúctil, y que éstos deben ser correctamente coordinados con un tipo de respiración de idénticas características. Así, cada ejercicio es encadenado al siguiente mediante movimientos circulares y de igual forma, la respiración debe fluir de forma regular, lenta, profunda, fina y prolongada. Es el movimiento el que debe seguir a la respiración y no al contrario. La respiración es la que guía al movimiento y no al contrario.

• Girar continuamente las muñecas y concentrar la energía en la parte distal de los cuatro miembros. Girar las muñecas estimula los tres meridianos yin y los tres yang de los brazos. Esto favorece la circulación del qi en estos meridianos. Las muñecas, especialmente importantes debido a que en ellas se sitúan puntos de especial acción sobre la energía, deben girarse una y otra vez en cada ejercicio. Esto tonifica y estimula la energía de los pulmones, el corazón y el pericardio. Los giros y rotaciones principales deben centrarse a partir de los codos hasta las manos y desde las rodillas hasta los pies, es decir, sobre las articulaciones de los codos, muñecas, rodillas, tobillos y dedos de manos y pies. Esto desbloquea los estancamientos de qi en los doce canales principales (jin mae), estimula la circulación energética y de la sangre y previene la aparición de enfermedades.

• Usar fuerza de intensidad moderada. Apretar en exceso los músculos bloqueará la energía en lugar de impulsarla. Rotar con fuerza las articulaciones causará bloqueos y dolor. Por el contrario, los movimientos excesivamente relajados no tendrán efecto sobre el cuerpo, al igual que un masaje en extremo suave puede ser agradable, pero no tiene efecto real sobre los músculos, tendones, etc. Los ejercicios imperiales comportan masaje para todo el cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. En el momento de frotar, presionar o masajear, usar fuerza de intensidad moderada y conveniente para la precisa estimulación de los puntos o zonas a tratar, pero evitar cualquier presión excesiva innecesaria que pueda causar cualquier lesión o dolor en los tejidos.

• Mover el cuerpo de manera global y ordenada, evitando el movimiento individual no coordinado. Como en el taichi, uno de los objetivos de los ejercicios imperiales para la salud es el de lograr el movimiento armónico de todo el cuerpo y no únicamente el de una zona concreta. El cuerpo debe ser contemplado en su conjunto global durante la práctica y comprender todas sus partes, tanto las internas como las exteriores. Lograr la movilización corporal completa del cuerpo en cada ejercicio logrará que los músculos, las articulaciones, los tendones y ligamentos, los ganglios, los órganos y la actividad psíquica se estimulen por igual. El flujo de la sangre será entonces uniforme en todo el cuerpo y se estimulará el metabolismo y la constitución física por igual. Los movimientos corporales siguen un principio metódico que va desde la cabeza hasta los pies, de delante atrás y del interior al exterior. Esta fórmula puede también servir de ayuda al practicante a la hora de recordar correctamente la secuencia completa de ejercicios.

• Ejercicios sencillos y eficaces. Los ejercicios imperiales para la salud tienen la simplicidad como denominador común. Esto permite que todas las personas puedan practicarlos cualquiera que sea su condición física previa y en especial las personas mayores. Los encadenamientos son regulares, dóciles, lentos. Con la práctica asidua de los ejercicios es posible la mejora del tono muscular y de la circulación sanguínea en los cuatro miembros y en los órganos internos. La energía que impulsa la sangre, se verá así beneficiada, mediante la desaparición de bloqueos en las articulaciones, pudiendo discurrir libremente hacia todas las células. El masaje moderado sobre los órganos dispersará el excesivo acumulo de calor de éstos, causa frecuente de enfermedades según la medicina tradicional china. La gimnasia respiratoria tendrá efectos positivos sobre los pulmones y sobre las enfermedades bronquiales y coronarias. La constitución física general y el metabolismo mejorarán igualmente, así como el apetito y el sueño, que será más profundo y reparador.

El ánimo general mejorará al tiempo que el cuerpo físico también mejora. Esto hará que nuestra percepción ante los estímulos de la vida diaria sea diferente y creará una barrera mental ante las enfermedades físicas y anímicas.

Por Miguel Martín.
Director de la Asociación Española de Daoyin Yangsheng Gong y Qigong de Salud. 2010.